Valdegovía y los templarios

Templarios en Valdegovía

La magia de Valdegovía sedujo de manera relevante a la Orden de los Caballeros Templarios.

Así se deduce de un artículo que leemos en el periódico El Correo. Lo asegura en base, por ejemplo, a la existencia de la ermita de San Juan Bautista, en Cárcamo, en la que existe una inscripción de 1150 que hace referencia a la Orden del Císter.

Iñigo Muñoyerro firma un artículo que mencionan una prueba escrita: “el testimonio de fray Miguel de Varona, aunque está fuera de tiempo. En el relato que hace de la aparición de la imagen de la Virgen de Angosto, en el año 1089, y tratando el pueblo de Villanañe de decidir dónde guardarla, nos cuenta que “la iglesia de San Cosme y San Damián era la más capaz y más decente para colocar allí la imagen de la Virgen Santísima, pero no podía llevarla allí, porque eso era entregársela a la Orden de los Templarios que entonces no estaba extinguida, ni tenía el Ordinario secular jurisdicción ni dominio sobre la iglesia que era de Regulares, aunque después que se acabó esta dicha religión, fue por algunos años iglesia parroquial de Villanañe”.

Fray Miguel de Varona lo escribió en 1715, basándose en los archivos familiares, y sitúa erróneamente a los Templarios en el momento de su aparición en 1089. Sin embargo, sí nos deja constancia de su existencia en Villanañe y de los recelos que emanaban”.

Según nos cuenta, “otra prueba de la existencia de los Templarios en Valdegovía la tenemos en el ‘Plano de la Provincia de Álava construido por la memoria de los naturales por el geógrafo D. Tomás López en año de 1770’. En él figuran ‘Ruinas de Templarios’ y las sitúa entre Bellogín y Atiega, aunque estuvieron más cercanas al segundo”.

Y continúa mencionando otro posible testimonio, en “en la iglesia de Tuesta. La bóveda que cubre la cabecera es de gallones con cinco nervios que parten de cada uno de los cinco lados que forman la cabecera, coronando en una clave donde se representan dos ángeles elevando hacia el cielo la cruz de los Templarios y sobre la clave el Pancreator repartiendo justicia. Debemos mencionar su estructura militar y que tuvo un torreón defensivo sobre su campanario”.

La Orden de los Caballeros Templarios se fundó en la Edad Media para proteger la vida  de los peregrinos cristianos que viajaban hasta Tierra Santa, 

En la localidad de Guinea, a 14 kilómetros de Valpuesta, cuentan que “en unas excavaciones realizadas junto a la iglesia, apareció un cementerio medieval en el que se encontraron lápidas templarias y que cerca existió una fortaleza destinada a la defensa del camino real”.

Y también tenemos, como vestigio real de la estancia de los templarios en Álava, “el Real Monasterio de las Comendadoras de San Juan de Acre, en la villa de Salinas de Añana”. Muñoyerro señala que “en tiempos de las cruzadas perteneció a la Orden de Malta y fue hospital de peregrinos que perteneció a las ‘sopor militiae Templi’ monjas templarias. En un escrito dirigido al maestre de la Orden de San Juan de Jerusalén a mediados del siglo XVI, se dice que la fundación del monasterio «es la más antigua que hay en España de religiones nuestras, por tradición en ella y en toda aquella comarca, de haber sido de Templarios”.

Una leyenda difundida sobre los templarios -una de tantas- habla de la existencia de triángulos mágicos. “Pues bien, si en un mapa unimos la ubicación del convento de San Juan de Acre en Salinas de Añana, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Tuesta y las ruinas de los templarios cercanas a Atiega, contemplaremos como su unión nos da un perfecto triángulo equilátero. ¿Es quizá dentro donde los templarios escondieron el Santo Grial? La leyenda señala que éste fue escondido por los Templarios en Mont Salvat. Bien puede corresponder el nombre con la cercana Sierra Salvada”.

¿Pero quiénes eran los templarios?

La Orden de los Caballeros Templarios se constituyó como una orden militar cristiana. Fue fundada en el Siglo XII, en plena época de cruzadas en la Edad Media para proteger la vida  de los peregrinos cristianos que viajaban hasta Tierra Santa, conquistada por los cristianos tras la primera cruzada.

Inicialmente estuvo constituida por nueve caballeros franceses comandados por Hugo de Payens. Poco a poco fue creciendo en tamaño y seguidores que se vestían con un manto blanco en el que se dibujaba una cruz latina roja. Los templarios se ganaron el respeto de sus adversarios y la adoración de aquellos a quienes protegían.

La orden de los caballeros templarios fue ganando poder militar y económico. Cada vez más. Y ello supuso el fin de la misma, puesto que entre sus deudores había reyes como Felipe IV, quien presionó al Papa de Roma, para que la disolviese.

Cuando esto ocurrió y la orden fue disuelta, los caballeros templarios fueron detenidos y llevados a la hoguera. Se disolvió en 1312 y desde entonces se mantiene viva, hasta la actualidad, su leyenda.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *