El Monasterio de San Salvador de Oña celebra sus mil años de historia

Comparte:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Hace mil años, en 1011, el entonces obispo de Oca-Valpuesta fundaba oficialmente el Monasterio de San Salvador de Oña, escenario de los orígenes de Castilla y en cuyo Panteón Real y Condal de Oña están enterrados personajes ilustres como los reyes Sancho III de Navarra y Sancho II de Castilla.

Ahora, el edificio debate su futuro inmediato. El complejo de San Salvador, pegado al Monasterio y declarado Bien de Interés Cultural, ha sido hasta ahora residencia de ancianos, pero quedará vacío en breve por la construcción de otras dos residencias de la Diputación financiadas por la Junta de Castilla y León.

Cómo ir de Valpuesta a Oña

Cómo ir de Valpuesta a Oña

Dentro de un plan de potenciación del turismo, se estudia la posibilidad de convertirlo en Parador, un proyecto del que se habló en su día en el marco del Plan Garoña pero que no ha llegado a concretarse. Más factible parece el proyecto de la Junta de Castilla y León que busca las fórmulas de financiación público-privada adecuada para su conversión en un «centro de turismo de interior, de calidad» y, previsiblemente, vinculado a la existencia de aguas termales.

Un lugar lleno de historia.

El Monasterio de San Salvador de Oña fue fundado en el año 1011 por el conde de Castilla Sancho García, para su hija Tigridia, como Monasterio dúplice, con monjas procedentes del de San Juan de Cillaperlata, y monjes del de San Salvador de Loberuela.
Por escritura otorgada el 30 de junio del 1033 por el Rey Sancho el Mayor de Navarra y su esposa Doña Mayor, el Monasterio pasó a depender únicamente de los monjes cluniacenses. Es a partir de este momento cuando mayor desarrollo e influencia adquiere, y llegan a estar bajo su jurisdicción más de setenta monasterios e iglesias repartidos geográficamente por el norte de la provincia de Burgos, Cantabria y el valle del Pisuerga palentino.
Un nuevo brote de florecimiento se produce cuando, a partir de 1506, se integra en la Congregación Benedictina de Valladolid. La invasión francesa primero y la desamortización posterior son la causa de no pocas destrucciones y del abandono del cenobio por parte de la Comunidad Benedictina.
A partir de 1835 su iglesia se convierte en parroquia de la localidad y las dependencias monacales no volverán a ser restauradas y ocupadas hasta 1880 en que fueron adquiridas por los jesuitas quienes permanecieron en ellas hasta 1968. A partir de esta fecha el complejo monástico pasó a depender de la Diputación Provincial de Burgos como hospital psiquiátrico.

El Monasterio de San Salvador de Oña fue fundado en el año 1011 por el conde de Castilla Sancho García, para su hija Tigridia, como Monasterio dúplice, con monjas procedentes del de San Juan de Cillaperlata, y monjes del de San Salvador de Loberuela.

Por escritura otorgada el 30 de junio del 1033 por el Rey Sancho el Mayor de Navarra y su esposa Doña Mayor, el Monasterio pasó a depender únicamente de los monjes cluniacenses.

Es a partir de este momento cuando mayor desarrollo e influencia adquiere, y llegan a estar bajo su jurisdicción más de setenta monasterios e iglesias repartidos geográficamente por el norte de la provincia de Burgos, Cantabria y el valle del Pisuerga palentino.Un nuevo brote de florecimiento se produce cuando, a partir de 1506, se integra en la Congregación Benedictina de Valladolid.

La invasión francesa primero y la desamortización posterior son la causa de no pocas destrucciones y del abandono del cenobio por parte de la Comunidad Benedictina. A partir de 1835 su iglesia se convierte en parroquia de la localidad y las dependencias monacales no volverán a ser restauradas y ocupadas hasta 1880 en que fueron adquiridas por los jesuitas quienes permanecieron en ellas hasta 1968. A partir de esta fecha el complejo monástico pasó a depender de la Diputación Provincial de Burgos como hospital psiquiátrico.

Descripción

De su época de esplendor nos quedan importantes restos arquitectónicos y ornamentales, así como una interesante y extensa documentación que, en la actualidad, está depositada en el Archivo Histórico Nacional.

El conjunto monástico estaba formado por una serie de edificios distintos, entre los que destacan la iglesia, comenzada a finales del siglo XII con remodelaciones góticas del XV, al igual que la fachada, y el claustro conocido como “patio gótico”.

Tras ascender la escalinata que da acceso a la Iglesia, nos saludan las estatuas sepulcrales del siglo XV, erigidas en recuerdo de algunos de los personajes que descansaron en el atrio de la Iglesia, y que, posteriormente, fueron trasladados a su interior. Después de la primera cancela, la fachada muestra restos de la original construcción románica, el pórtico y la ventana de la izquierda así lo atestiguan.

En el interior, se destacan las pinturas gótico-flamencas atribuidas a Fray Alonso de Zamora y, entre ellas, son apreciables diversas muestras heráldicas que se repetirán con profusión en el Templo y que hacen alusión a los Condes fundadores, Sancho Garcés III de Navarra, Sancho II de Castilla, así como un escudo único con las armas de los Reyes Católicos.

La puerta gótico-mudéjar es un excelente exponente de esta manifestación artística, y da paso al vestíbulo que acoge, en su piso superior, la sillería del coro alto.

La iglesia interiormente fue reconstruida en el siglo XV. Llama la atención sus dimensiones, 83 metros de longitud, 20 metros. de ancho, y 20 metros. de altura. Cuatro retablos barrocos flanquean la entrada.

Atravesando la verja destaca en el muro de la derecha un mural al fresco de pintura gótica, datada en los principios del siglo XIV, en el que se narra la vida de santa María Egipcíaca. En frente, en el lado del evangelio, la talla románica del Cristo de Santa Tigridia, del siglo XII, preludian los tesoros que la iglesia sigue encerrando.

Sobre el primitivo crucero románico se levantó, en el siglo XIII, el actual, coronado por una sencilla linterna. Del antiguo restan unos hermosos capiteles policromados. En este espacio se ubicó en el siglo XVIII el órgano, recientemente restaurado por la Junta de Castilla y León.

Frente al citado órgano podemos contemplar el retablo de la Inmaculada a la vez que restos del antiguo retablo mayor que presidió la iglesia hasta el siglo XVIII.

Seguidamente se entra en la inmensa capilla, auténtica joya de la iglesia, coronada por una atrevida bóveda estrellada de 400 m², construida por Fernando Díaz hacia 1460. En el siglo XVIII se abre en su frente un ábside con objeto de albergar el cuerpo de San Iñigo.

La sillería del coro de doble piso, tallada en nogal por Fray Pedro de Valladolid, es de estilo gótico, del siglo XV. A ambos lados, y del mismo autor, sobresale el panteón real y condal, bellísima obra gótico-mudéjar.

El retablo mayor es de estilo barroco, con un arco que da paso a la capilla de San Iñigo decorada con pinturas de Francisco Bayeu, cuñado de Goya.

La sacristía de estilo herreriano, s. XVIII, de grandes proporciones, guarda tesoros parroquiales entre los que destaca la escultura sepulcral del Obispo D. Pedro López de Mendoza, natural de Oña.

El claustro, obra de Simón de Colonia, fue construido en su piso bajo en el XVI, y en el siglo XVII el superior.

Completa el conjunto monumental la fachada renacentista barroca del Monasterio (s. XVII) adornada con las estatuas de Condes y Reyes fundadores así como heráldica de los cuatro reinos.

El Panteón Real y Condal del Monasterio de Oña

La iglesia y el claustro sirvieron de enterramiento a diversos personajes de la realeza y de la nobleza castellana, cuyos restos mortales descansan en la actualidad en dos conjuntos compuestos por arcas sepulcrales de madera de nogal ricamente talladas, cubiertas por baldaquinos del mismo material y factura. Los sepulcros, la cubierta, y los muros decorados con sargas hispano-flamencas, representan diferentes escenas de la Pasión y la Resurrección de Cristo, constituyendo una obra única en España. Argaiz atribuye la obra a la época de Fray Juan Manso, abad del Monasterio, que comenzó su mandato por los años de 1495. La bóveda de la capilla mayor, una estrella de ocho puntas de 1450, es obra de Fernando Díaz de Presencio, siguiendo las trazas de Juan de Colonia.

Miembros de la realeza que recibieron sepultura en el Monasterio de Oña:

– En el lado del Evangelio, bajo un baldaquino:

  • Sancho II el Fuerte (1038-1072). Rey de Castilla y León, hijo de Fernando I el Magno y de la reina Sancha de León. Fue asesinado en Zamora.
  • Sancho III el Mayor (990/992-1035). Rey de Navarra, hijo de García Sánchez II de Pamplona, rey de Navarra.1
  • Muniadona de Castilla (990/995-1066). Esposa de Sancho III el Mayor e hija del conde de Castilla Sancho García, “el de los Buenos Fueros”.
  • Infante García de Castilla y Barcelona (1142-1146). Hijo de Alfonso VII el Emperador, rey de Castilla y León, y de la reina Berenguela de Barcelona.

– En el lado de la Epístola, bajo un baldaquino:

  • Sancho García “el de los Buenos Fueros” († 1017). Conde de Castilla e hijo de García Fernández “el de las Manos Blancas”
  • Urraca Gómez (¿?-¿?). Esposa de Sancho García “el de los Buenos Fueros” y madre del conde García Sánchez de Castilla y de Muniadona de Castilla, reina consorte de Navarra.
  • García Sánchez de Castilla (1009-1028). Último conde de Castilla e hijo de los anteriores.
  • Infante Felipe de Castilla y de Molina (1292-1327). Hijo de Sancho IV el Bravo, rey de Castilla y León, y de la reina María de Molina.
  • Infante Enrique de Castilla y Molina (1288-1299). Hijo de Sancho IV el Bravo, rey de Castilla y León, y de la reina María de Molina.

Otras versiones aseguran que el infante Enrique de Castilla y Molina, fue sepultado en el Monasterio de San Ildefonso de Toro, actualmente en estado ruinoso, que había sido fundado por su madre, la reina María de Molina,2 mientras que al infante Felipe de Castilla, hijo de Sancho IV el Bravo, se le supone enterrado en el Monasterio de las Huelgas de Burgos, o en el Monasterio de las Dueñas de Santa Clara de Allariz, siendo éste último en el que el infante había dispuesto ser sepultado.

Jurisdicción de Abadengo

El Monasterio de Benedictinos de San Salvador de Oña tuvo jurisdicción4 de abadengo sobre los siguientes lugares:

  • El lugar de Rubena en el partido de Burgos
  • En la Merindad de Bureba las villas de Piérnigas en la cuadrilla de Rojas, y de Solduengo en la cuadrilla de La Vid .
  • Las siguientes villas, pertenecientes a la Merindad de Cuesta Urria, en el partido de Castilla la Vieja en Laredo: Arroyuelo, Barcina de los Montes , Cereceda , Cillaperlata , Mijangos , Palazuelos de Cuesta Urria , Prado la Mata , Penches , Tarlates de Cilla , Trespaderne , Urria y Villapanillo.
Fuente: Wikipedia
Comparte:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

2 thoughts on “El Monasterio de San Salvador de Oña celebra sus mil años de historia

  1. canal54

    Yo no estoy en linea con lo aqui reflejado, pienso sinceramente que hay muchos matices que no han podido ser tenidos en cuenta. Pero valoro mucho vuestra exposiciòn, es un buen post.
    Saludos

  2. Webmaster

    Gracias por el comentario
    Este artíuclo está publicado en función de lo que ponía en Wikipedia cuando lo escribimos, hace varios años.
    Déjamos saber dólnde están sus matices distintos. En el fondo, el valor de esto está en vuestras opiniones. Entre todos podemos hacer el mejor artículo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *